Queso vegano de garbanzos {receta sin agar agar}

queso vegano_livemeloveme

Soy una gran fan de los quesos. Pero hace poco probé el queso vegano de garbanzos y…me enamoro. Es ligero, muy sanos y nos aporta gran cantidad de nutrientes que quizás los quesos tradicionales no. 

Quise probar elaborar un queso así en casa para poder comerlo cuando quiera y agregarle las especias que consumimos en casa. Por eso probé esta primera receta de queso vegano de garbanzos. El primer intento me salio un poco queso para untar…lo cual no estaba mal pero no era lo que buscaba. Quería un queso que pudiese “cortar” y volví a intentar la receta. Esta vez si que acerté y quiero compartir con vosotros esta delicia de receta. 

hoja sin fondo

 

Ingredientes para nuestro queso vegano

1 vaso de garbanzos, necesario remojo 8h mínimo.

2 vasos de agua

1 cucharada de levadura nutricional, yo utilizo la de Salud Viva 

2 cucharadas de Thaini tostado, es mas rico

1/2 cebolla

1 ajo*

1 cucharadita de sal *

1 cucharadita comino*

romero al gusto

Zumo de 1 limon pequeño

1 cucharada aceite de oliva

Preparación

  • Escurrimos y pasamos los garbanzos a una cazuela. Los pondremos a fuego lento durante 15-20 minutos. De esta manera habremos eliminado todos los antinutrientes existentes.
  • En el vaso de la batidora echamos la cebolla, el ajo y la levadura nutricional. Añadimos también el zumo de limón echamos el aceite de oliva. Le ponemos también un poco de agua para batirlo más fácilmente.
  • A continuación batimos todo con la batidora hasta conseguir una textura fina y homogénea.
  • Incorporamos los garbanzos escurridos.
  • Ahora añadimos la sal y el resto de condimentos.
  • Trituramos bien la mezcla durante varios minutos hasta que quede una textura fina y suave.

El resultado tiene que ser una pasta cremosa. Si lo vemos necesario, podremos añadir un poco más de agua hasta conseguirlo.

La mezcla resultante se vierte en una cacerola. La ponemos a calentar a fuego lento. Es importante remover continuamente para evitar que la pasta se pegue. Cuando la textura sea más o menos densa y consistente la retiraremos del fuego.

A continuación vertemos la mezcla en un recipiente previamente engrasado.

Lo dejaremos enfriar durante 20 minutos y después podemos meterlo en el frigorífico para que se conserve mejor.